24 julio 2009

Quien te lo iba a decir


La tónica general es que sea Joaquín el que dedique canciones a sus amigos más íntimos o a sus personajes más apreciados. Sin embargo, en este caso nos encontramos con una canción que han compuesto para él, dedicada a su persona, describiendo a la perfección hasta los más pequeños detalles. El encargado de tan fabuloso trabajo no es otro que Juan Valderrama, el hijo del ilustre Juanito Valderrama, y la canción se titula Quien te lo iba a decir.

Como toda buena biografía empieza por los orígenes del personaje en cuestión, en nuestro caso nos lleva a las raíces de Joaquín, que no son otras que las tierras andaluzas, de Jaén para más señas y más concretamente en la ciudad de Úbeda. Es por eso que la canción comienza haciendo referencia a los olivares, básicos en cualquier paisaje jienense.

En tus ojos habitan olivares
De tierra cenicienta es tu garganta
Morada habitual de las verdades
Que sólo son verdad si tu las cantas

Continúa describiendo a la perfección las arrugas de la voz de Joaquín, esa misma voz que casi siempre escupe verdades a la cara y cuyas letras sólo suenan bien cuando es él quien las canta, porque una voz limpia y delicada quizás no tenga la misma convicciónni la misma determinación.

Cigarra de la acera incomprendida
Juglar de la derrota incorregible
Guitarra callejera de la esquina
Cara de sacristán, verso terrible

En el cancionero de Sabina siempre nos encontramos con multitud de personajes protagonistas que son perdedores, incomprendidos, rebeldes, compañeros de la soledad y la derrota...en fin son unas canciones muy de la calle, muy comunes y muy transportables a la realidad que nos toca vivir. El verso terrible de Joaquín es justo lo que le hace distinto de los demás, la capacidad de desmontarte con un verso, de dejarte un rato largo pensando acerca de él para después acabar convencido de que es la mejor forma para describir algo y que a la vez nunca se te hubiera podido ocurrir a ti ni si quiera imaginarlo.

Quién te lo iba a decir veinte años antes
Banda sonora de los viandantes
De las bocas de metro de Madrid
Quién te lo iba a decir tan poca cosa
Que la Cibeles se iba a poner celosa
Porque ya nunca cantas por allí

Todo lo que he dicho, a continuación Valderrama también es capaz de resumirlo magistralmente en cinco palabras "Banda Sonora de los viandantes", es a eso mismo a lo que me refería antes. Así que poco más me queda por añadir en este aspecto; los mortales necesitamos un párrafo para transmitir una idea los genios se bastan de un verso, que además siempre es bello.

También me gustaría destacar la presencia de la Diosa Cibeles en esta canción. De sobra es sabido que Joaquín es colchonero y que la Cibeles es la fuente de todas las celebraciones madridistas. Por lo tanto aquí tenemos un choque que yo calificaría de sentimientos encontrados, porque no es del todo cierto que Joaquín no cante por ahí...hay una canción preciosa que da fe de ello "A la sombra de un león" que habla de un interno que se escapa de un psiquiátrico y se enamora de la diosa. Supongo que Valderrama se refiere a esto, que hasta la diosa por excelencia de Madrid siente celos de que el mejor poeta de la ciudad no la tenga entre sus oraciones, oraciones deportivas claro está.

Quijote en un mundo de ambiciosos
Azote del poder establecido
Que busca Dulcinea del Toboso
Y se liga a Jimena en el camino
Podrías haber sido, no lo dudo,
Banquero o presidente del gobierno
Pero eres incapaz desde pequeño
De llevarte ni el lápiz que no es tuyo

Valderrama le atribuye a Joaquín el adjetivo de Quijote, y no puedo estar más de acuerdo con él. En realidad yo pienso que todos los artistas, los verdaderos artistas, deben de ser Quijotes, tienen que tener en su mente algo que se escape de la razón de la gente; porque es precisamente a esa gente a la que tienen que deslumbrar, impresionar, convencer en resumidas cuentas. La parte de Sancho ya la encuentran irremediablemente en sus agentes, sus representantes, sus discográficas, sus arreglistas....son ellos los que se encargan de bajarlos a la tierra cuando vuelan demasiado alto.

Lo de azote del poder establecido yo lo atribuyo a que Joaquín no ha tenido nunca reparos en mostrar públicamente su ideología política y existencial, con el riesgo que eso puede tener para un personaje público. En mi opinión esto no es algo que haya ocurrido con Sabina, ya que entre su público no es dificil encontrar mentalidades radicalmente opuestas a la suya que se rinden ante la evidencia de sus letras; de hecho el alcalde de Madrid que más reconocimientos públicos le ha otorgado a sido Alberto Ruíz Gallardón. La verdad que esto es algo se echa de menos en los nuevos artistas, suelen ser bastante herméticos respecto a sus pensamientos, es mucho más complicados conocerlos en profundidad...como ya he dicho antes, los puedo comprender ya que conlleva algunos riesgos que no todos están dispuestos a correr.

La canción también tiene un guiño para su actual pareja Jimena, la cual tiene una canción dedicada por Sabina como no podía ser de otra forma (Rosa de Lima).

Gitano que regala su talento
A causas que requieren poesía
Veleta que obedece a un solo viento
Sereno de Calle Melancolía
Quevedo con maneras de Bob Dylan
Amigo inseparable de la luna
De acordes y de versos es tu fortuna
Casta y figura digan lo que digan

Finalizamos centrándonos en lo más importante de Joaquín, su arte, su talento, su legado. Como bien dice Valderrama, Joaquín es alguien que no repara en regalar su talento cuando las causas requieren poesía. Si mal no recuerdo una vez que le preguntaron a Joaquín si le dedicaría una canción a Aznar, dijo que jamás, que no le merecería la pena. Esto enlaza con el siguiente verso, donde dice que es una veleta que obedece a un solo viento, yo dudo mucho que Joaquín sea de esos que cambian el rumbo de sus ideas según venga el viento...se trata de un hombre muy íntegro en ese aspecto. Como no podía ser de otra manera, su calle más famosa tiene cabida en esta canción donde a Sabina se le asigna el ilustre empleo de sereno de esa calle, siempre atento para atender a las peticiones de sus vecinos melancólicos, abriendo portales con llaves en forma de canción. Por último, también a poco que se conozca la vida de Joaquín se sabe que es admirador desde siempre de Bob Dylan, de hecho más de una vez se le ha definido como el Dylan español...pero como se trata de un poeta, quien mejor que Quevedo para retratarlo.

Recientemente estamos muy acostumbrados a oir acerca de las fortunas que dejan los grandes genios de la música, y de cómo se pelean sus herederos por sacar tajada...pero la verdadera fortuna de un artista, se comparte con todo el mundo y no es exclusiva de nadie, son sus acordes y sus versos, algo que no morirá nunca.

Para finalizar haré como Valderrama, y resumiré toda esta entrada diciendo esto "Casta y figura digan lo que digan".


20 julio 2009

Pájaros de Portugal


Pájaros de Portugal fue una canción que se recibió, al menos en mi caso, como agua de mayo; ya que se trataba de la primera obra de Joaquín después de pasar su depresión, su nube negra. En esta canción Joaquín nos cuenta una historia verídica, pero desde ese prisma poético que lo diferencia del común de los mortales.

La historia habla de dos jóvenes que hace unos 8 años se fugaron de sus casas de Tarragona, a modo de travesura adolescente, porque querían ver el mar. Durante los días que duró su aventura, el país entero estuvo conmocionado temiendo por su paradero. Su aventura se truncó cuando se llevaron una gran desilusión al ver que el mar no era tan bonito como habían visto en la tele, y regresaron a sus casas, derrotados, asustados... . Hasta aquí la crónica oficial de los hechos, pero cuando aparece la palabra Sabina, de una historia se saca una canción llena de detalles y matices.

Como siempre para comenzar pongámonos en situación, ya sabemos la historia que se nos quiere contar, ahora tenemos que ver cómo se nos cuenta. Joaquín utiliza el símil de los pájaros, quizá para representar esa huida prematura del nido que protagoniza esta pareja, prematura y fugaz todo sea dicho. Como destino colocaremos Portugal, y para darle un matiz mucho más poético, literario y épico quizás los nombres de los dos protagonistas de la historia será Abelardo y Eloísa como esa mítica pareja de la época medieval.

"No conocían el mar
y se les antojó más triste que en la tele
pájaros de Portugal
sin dirección, ni alpiste, ni papeles
Él le dijo “vámonos”
“¿dónde?” le respondió llorando ella.
Lejos del altar mayor
en el velero pobretón de una botella
despójate del añil redil del alma
de largo con camisa
Devuélveme el mes de abril
Se llamaban Abelardo y Eloísa
arcángeles bastardos de la prisa"
En numerosas ocasiones de jóvenes o no tan jóvenes, hemos iniciado alguna aventura que casi antes de empezar sabemos que es muy arriesgada, que está abocada al fracaso, pero nos produce una sensación tan especial llevarla a cabo que no reparamos en ello. Esa euforia frenética que te entra al principio, cuando te sientes invencible, valiente, triunfador por haberlo hecho; y que posteriormente y, en muchos casos, irremediablemente se va convirtiendo en la angustia del fracaso, del "se veía venir", "era una locura","en que estaba pensando... Pero la vida muchas veces se alimenta de esos momentos de euforia. Es mucho más bonito intentar un imposible sin dirección, ni alpiste, ni papeles. Las victorias tienen mucho que lucir, pero poco que contar, los fracasos son mucho más útiles y bonitos cuando el trasfondo es cumplir un sueño.

Estos pájaros, arcángeles bastardos de la prisa, querían conocer el mar...un sueño precioso para todos aquellos que han nacido lejos de la costa, y mas aún para los que en su adolescencia todavía no lo han conocido. Todo aquel que conoció el mar con un poco de consciencia seguro que recuerda ese momento como algo muy especial...y como todo aquello que tienes idealizado quizás un poco decepcionante, siempre se te antojó más triste que en la tele.
"Alumbraron el amanecer muertos de frío
Se arroparon con la sensatez del desvarío
tuyo y mío de vuelta al hogar
qué vacío deja la ansiedad
qué vergüenza tendrán sus papás"
Como ya sabíamos, era una historia con un destino prefijado de antemano, el fracaso. Es en ese momento en el que empiezas a buscar un poco de sensatez en todo lo que has hecho, y como el pasado no se puede cambiar, tienes que aplicarla a solucionarlo. Esa sensatez del desvarío lo único que te produce es vértigo, ansiedad, sentimiento de culpa...en fin es cuando se te viene el mundo encima, cuando todo ese castillo de naipes que habías construido a toda prisa y que se había sustentado sobre unos cimientos tan débiles como son las ilusiones, se derrumba ante tus pies.

"Sin alas para volar
prófugos del instituto y de la cama
pájaros de Portugal
apenas dos minutos, mala fama
luego la Guardia Civil les decomisó
el sudor y la sonrisa
las postales de Estoril, sin posada,
sin escudos y sin Visa
Se llamaban Abelardo y Eloísa"
Seguimos con nuestra historia, nuestros pájaros se nos quedaron sin alas para volar y como consecuencia tuvieron que regresar a todo aquello que abandonaron prematura y precipitadamente, con el rabo entre las piernas, sin posada, sin escudos y sin visa. Sin embargo, como ya he dicho antes, muchas veces en la vida se suceden estos fracasos, y por lo general se les tiene más estima a los fracasados soñadores que a los victoriosos sin contemplaciones. Quizá porque la compasión y la empatía es más bella que la envidia. Es la eterna historia del pequeño que en su intento de hacerse grande se estrella porque sus armas eran mucho más débiles que las de los demás. Siempre contará con la victoria del reconocimiento general, aunque al principio sea difícil de ver, con la perspectiva de los años se valora mucho más.

"Bucearon contra el Everest y se ahogaron
nadie les enseñó a merecer el amparo
de la virgen de la soledad
¡qué pequeña es la luz de los faros!
de quien sueña con la libertad…"
Todo se resume en este último fragmento, una hazaña imposible bucear contra el Everest, dirigida irremediablemente al fracaso de ahogarse. Surgida como la mayoría de las veces de la inexperiencia y complicada de digerir cuando todo se precipita porque nadie les enseñó a merecer el amparo de la virgen de la soledad. Porque los imposibles son en muchas ocasiones muy bellos, muy puros, cargados de buenas intenciones...casi tantas como trabas para conseguirlo...¡que pequeña es la luz de los faros! de quien sueña con la libertad...pero que bonito es soñar, y que bonito es poder contar que soñaste.




16 julio 2009

De verde botella y oro


A poco que se conozca de la biografía de Joaquín Sabina, se sabe que una de sus grandes aficiones es la tauromaquia. De hecho en su discografía podemos encontrar numerosas referencias al mundo del toreo, o incluso canciones enteras que giran en torno a él como es el caso de "De purísima y oro" donde Manolete es su hilo conductor.

Si hay alguien en la actualidad que se pueda equiparar a Manolete ese es José Tomás, y es por eso que Joaquín le dedica estos versos bajo el título de "De verde botella y oro". El afecto mutuo que se profesan estos dos artistas viene de lejos y no es difícil encontrar registros que así lo demuestren, como versos dedicados por Joaquín a José Tomás o toros brindados por el diestro al poeta.

Con José Tomás ocurre una cosa muy curiosa, se le puede considerar sin tapujos como un crack del toreo, un crack mediático que huye de la prensa, que se niega a entrar en su juego. Es por eso que muchos lo critican sin razón y a mala fe, tal y como dice Sabina en sus versos. Sin embargo eso no le resta un ápice a su arte, ya que consigue algo reservado para esas estrellas de las diferentes disciplinas, el reconocimiento general. Eso es algo que no se puede explicar pero ocurre, todos tendemos insconscientemente a valorar lo bueno, lo que gusta, puedes no tener ni idea de toros, de fútbol, de música, de pintura...que si ves algo realmente bueno lo sabes valorar, o al menos lo sabes distinguir del resto. Eso pasa con José Tomás, verlo torear produce cualquier cosa menos indiferencia, su estilo natural, valeroso, arriesgado a más no poder, y un sinfín más de adjetivos taurinos que mi escaso conocimiento de él me impide añadir.

Ambos recibieron hace un par de meses la medalla de oro de Madrid, ambos llenan plazas de toros hasta rebosar y los dos son únicos e irrepetibles en sus respectivas disciplinas. En un futuro no muy lejano yo, personalmente, no descartaría una futura canción dedicada al de Galapagar por parte del ubetense.
"El verano está que arde,
a hombros se va otra tarde
de julio José Tomás.
Mientras estalla Pamplona,
al cielo de Barcelona
sube el de Galapagar.
La crítica lo discute
porque nunca juega al tute
con la tele y los despachos.
Porque huye del compadreo,
porque reinventa el toreo
ajustándose los machos.
Plumillas enardecidos,
la envidia es un sarpullido
que el corazón envenena.
Paco Camino a mi lado
revivía ensimismado
su juventud en la arena.
Ladran, luego cabalgamos,
sufren porque disfrutamos
su cálida sangre fría.
De verde botella y oro,
cuando rodó el tercer toro
la puerta grande se abría.
Porque respeta su oficio,
porque les saca de quicio
tanto pañuelo en las manos.
Los que cargan al torero
parecen los costaleros
del Cristo de los Gitanos."

12 julio 2009

Balada de Tolito


En las canciones de Sabina nos podemos encontrar todo tipo de personajes, ya que su principal arte es el de contar historias que pueden ser autobiográficas o, como es el caso que nos concierne, vivencias de otras personas. Este tema nos transporta a la vida de aquellos mendigos que se ganan la vida en el inhóspito hogar de la calle. El mendigo en cuestión se llamaba Tolito, y era uno de esos personajes entrañables que te puedes encontrar en cualquier sitio, pero no puedes olvidar fácilmente.

Cuando Joaquín compuso esta canción lo hizo como un encargo para un programa de TVE, "Vivir cada día", que había hecho un seguimiento de Tolito. En un principio Sabina, realizó una letra bastante corriente, pero después de conocer al personaje no dudó un instante en tirarla a la basura para realizar esta pequeña joya. No se trata de una canción comercial, ni propicia para meterla en el repertorio de una super gira, pero encierra una gran historia para reflexionar y disfrutar con ella.

En la actualidad estamos muy saturados de ver a los mendigos en la tele (véase Callejeros) pero como sólo nos muestran la parte más miserable de ellos, sin profundizar en la mayoría de los casos en la persona, para quedarse solamente con el personaje los metemos a todos en el mismo saco estereotipado y lleno de prejuicios.

Tolito era un vallecano y se trataba de un bohemio auténtico, de los que desafortunadamente cada vez quedan menos. En vez de resignarse a su (mala) suerte, lo que hacía era ganarse la vida haciendo trucos de magia por los trenes de cercanía. Comencemos a desgranar la descripción que Sabina hace de él.

"Tolito tiene un dado y una paloma,
una tos y una copa llena de vino,
y unas ropas con polvo de los caminos,
caminos que jamás llevaban a Roma.

Mago de las barajas y la sonrisa,
malabarista errante de las plazuelas,
corazón que le sale por la camisa,
botas de andar sin prisa ni mediasuela."

Un mago corriente no se puede concebir sin una paloma que sacarse de la chistera, o una baraja de cartas con la que hacer las delicias de su público. Un mendigo tampoco se concibe sin su cartoncito de vino y su ropa llena de polvo. Y nosotros tenemos las dos cosas juntas, un mago mendigo. Uno de los versos que más me gustan es cuando dice lo de caminos que jamás llevaban a Roma. Una de las cosas que suelen hacer los mendigos es andar, andar y andar para no llegar a ningún sitio, simplemente para esperar que pasen las horas de otro día más, otro día igual, aquí no hay ni domingos ni festivos...botas de andar sin prisa ya que no tienen un jefe que les esté esperando, ni una cita ineludible, quizá ni siquiera lleven ni necesiten reloj...

"A no ser por el alma y por la melena,
de sus vecinos no se distinguiría.
Su oficio es retorcerle el cuello a la pena

y abrir una ventana
a la fantasía."

Quizá esto sea lo más bonito que le dedica a Tolito, ya que lo único que lo diferencia de el resto de los mortales es por un lado su apariencia física, algo que todo el mundo puede ver, su melena, y por otro lado su interior, su alma, algo que no todo el mundo puede ver o ni siquiera se dignan en mirar. Todos tenemos un oficio, o al menos un objetivo en la vida, algo que tenemos que hacer diariamente para vivir ¿El oficio de un mendigo? retorcerle el cuello a la pena y abrir una ventana a la fantasía conseguir olvidarse de su desoladora situación, y no sólo eso, en el caso de Tolito además buscar una manera de conseguir darle a la gente algo que no tienen, su fantasía y su felicidad. Es paradójico que alguien que no tiene nada es capaz de darle algo a esa gente que lo tiene (casi) todo.

"Empieza la función, pongan atención,
el circo cabe en un asiento del vagón.

Empieza la función, pongan atención,

billete de segunda, próxima estación."


Lo mejor de este mago es que no necesita de ningún montaje espectacular, ni de ninguna promoción mundial, ni te pide entradas para irlo a ver, no es David Copperfield. Es más, sus actuaciones tienen un horario adaptable a cualquiera, en tu trayecto a la oficina lo puedes tener en el mismo vagón del tren. Es más, no se preocupan de la competencia, no tienen unos mínimos de audiencia para que no les cancelen el show, es por eso que no tienen ningún problema en ayudarse entre ellos, compartir trucos, historias, sueños, miserias, para después brindar con sus botellas de vino al caer la noche. Quizá el mago profesional y triunfador, mientras estos dos brindan en compañía, él simplemente observa el mismo caer de la noche desde su solitaria habitación de hotel.

"Cada vez que se encuentran dos caminantes,
se cuentan sus andanzas y sus querellas,

le cuelgan a la noche un interrogante

y llegan hasta el fondo de las botellas.


Luego, entre cuatro muros y dos escuetos

colchones, rescatados de la miseria,
se intercambian los trucos y los secretos

del arte de ir rodando de feria en feria."


Para despedir la canción y a Tolito, Sabina vuelve a utilizar el elemento del camino, como ya hiciera para comenzarla. Si el leit motiv de la vida del mendigo errante, son sus continuos paseos, que mejor forma de representar su muerte como el dejar de dejar de caminar. Tampoco es algo que les asuste, no tienen asuntos pendiente que arreglar al día siguiente, no les supone un desacarreo importante ni para ellos ni para los que les rodean. Simplemente se encargan de disfrutar su día a día, brindando a tu salud que mañana Dios dirá.

“Ponnos dos copas más antes de cerrar,
morirse debe ser dejar de caminar.
Ponnos dos copas más antes de cerrar,
hoy bebo a tu salud, mañana Dios dirá.”


07 julio 2009

Sonetos para Jacko


Si hay dos nombres propios en lo que llevamos de verano, estos son Cristiano Ronaldo y Michael Jackson, y Joaquín Sabina no ha querido olvidarse de éste último en sus sonetos semanales de la revista Interviú.

Concretamente en dos sonetos hace un repaso sobre todo lo que ya sabemos de Michael, y se ha repetido hasta la saciedad durante los últimos días. Un genio de la música, excéntrico hasta límites que rozaron la ilegalidad, al que constantemente se le ha demonizado o santificado a partes iguales. Sabina recoge en estos versos todo lo que fue su vida, y lo que representó para el mundo durante el siglo XX.

En mi opinión personal Michael fue un genio arrollado por la misma ola inmensa de éxito que consiguió a base de duro y buen trabajo. En un mundo donde la crítica está a la orden del día, donde se desea casi tanto el éxito meteórico como la caída estrepitosa. Donde admiración infinita y destrucción sin tapujos son dos elementos muy valorados para los medios de comunicación, Jacko lo puso todo muy fácil.

Lo puso todo muy fácil para la admiración con sus canciones, sus bailes, sus coreografías, sus videoclips, su vestuario...fueron de tal calidad y tan novedosos que no existe persona alguna que no lo reconozca como el rey del pop. Sin embargo, también lo puso todo muy fácil para su destrucción mediante acoso y derribo. Extrañas y "encubiertas" operaciones de cirujía estética (ciencia que ya de por sí no cuenta con el beneplácito de mucha gente), una misteriosa transformación de negro a blanco (con todas las connotaciones, teorías e hipótesis que puede conllevar) y un excesivo amor público hacia los niños (con todos los casos de pederastia que salen a la luz, y en un mundo donde predomina la maldad, resultaba casi imposible que se le diera al menos, el beneficio de la duda, incluso después de haber sido absuelto). Si, Michael puso en bandeja de plata su cabeza para todos los buitres que estaban esperándolo...y es que quizás venda más el fracaso que el éxito. Ni tan siquiera se le ha tenido un respeto absoluto tras su muerte, algo que casi todos los mortales consiguen. Afortunadamente, su entierro ha sido un acto emotivo, lejos de todas las excentricidades que han rodeado su vida. Espero que a todos los que ahora se les pase por la cabeza beneficiarse de su muerte, llenar periódicos y horas de TV sacando todo lo más morboso y escabroso de su vida, vean las palabras que le dedicó su hija y reflexionen un poco.
1.
"El pobre niño rico, el viejo loco,
el negro blanco, el calvo cincuentón
con peluca de Barbie y pantalón
de húsar nunca se limpió los mocos.

Ni debajo ni lejos de los focos
quiso seguir creciendo el rey del pop,
disfrazado de Bambi o Robocop,
chavales, a dormir, que viene el coco.

Fugitivo de Harlem y del gueto,
tanto talento y tan escasas luces,
su voz le puso swing al siglo veinte.

con su exhibicionismo glam paleto
cubierto de medallas, deudas, cruces,
en Thriller ya bordó el muerto viviente.

2.
Los padres de los hijos que amó tanto,
las madres de alquiler que lo chulean,
saben que no era un criminal ni un santo
condenado a bailar con la más fea.

Lo más libre que tuvo fue su canto,
su grito de gallito de pelea,
a la hora de la póstuma marea
no nos une el amor sino el espanto.

Con sus tres churumbeles tan probeta
no echó un polvo que no fuera de talco
la ON punto G de Peter Pan.

Walk on the moon con guante en la bragueta,
con burka, purpurina y catafalco,
el circo americano, Neverland."


04 julio 2009

Ganas de


Dentro del cancionero de Joaquín Sabina la presencia de declaraciones de amor es más que común. Sin embargo, en cada una de ellas podemos encontrar matices diferentes, estilos distintos, maneras muy diversas de hacerlo... .

Ganas de es una forma muy directa de hacerlo, de hecho su estribillo no deja lugar a dudas. Se podría asemejar a esa situación en la que piensas "o lo digo o reviento", cuando no te puedes paras a pensar como hacerlo bonito o convincente, únicamente tienes que hacerlo

"Y yo me muero de
ganas de decirte que
me muero de
ganas de decirte que te quiero."

Pero claro, una canción de Joaquín es de todo menos plana, aquí también tienen cabida muchas metáforas que encierran verdades como puños. En este caso nos sitúa espacio temporalmente, en un lugar muy común para este tipo de declaraciones.

"Hierven los clubs y los adolescentes
comen pastillas de colores.
Harto de mal vivir el siglo veinte
muere de mal de amores."

Nos lleva a esas masificaciones de gente cuyo principal nexo de unión es una música en muchos casos estridente, insulsa las más de las veces, repetitiva sin solución de continuidad pero imprescindible para la mayoría de los mortales que se adentran en esa "jungla". Personalmente opino, que esta situación en la que nos pone Sabina no es trivial, ya que es en esos momentos de agobio, ruido y confusión donde resulta imposible ponerse romántico, (de hecho mantener una conversación ya es un logro) en los que puedes tener ganas de y no saber como. Creo que no descubro nada diciendo que en las discotecas es relativamente fácil ligar, pero resulta bastante complicado demostrar amor.

Salgámonos de este contexto, ya que esta letra da para mucho más. Ganas de también tiene su parte filosófica, versos en los que merece la pena pararse un segundito a reflexionar. He aquí un ejemplo

"Y la mentira vale más la verdad
y la verdad es un castillo de arena
y por las autopistas de la libertad
nadie se atreve a conducir sin cadenas.

Y que no quiero que venga el destino a vengarse de mí
y que prefiero la guerra contigo al invierno sin ti. "

La mentira vale más que la verdad. En muchas ocasiones las relaciones se sustentan a base de mentiras, ya sean piadosas, convenientes, necesarias o políticamente correctas. En demasiadas ocasiones el miedo a descubrir la verdad nos hace encerrarnos en mentiras, que incluso acabamos por creérnoslas que es lo peor. Bien sea porque "se trata de lo correcto", de lo que todo el mundo espera que haga, del vértigo que se tiene a finiquitar algo que ha durado mucho tiempo pero se empieza a intuir su desgaste y nos empeñamos en negarlo; o bien por no arriesgarse a intentar conseguir algo más, aunque pueda suponer perder parte de lo que tengamos. Muchas veces nos quedamos con ganas de, y lo que es peor sin saber lo que hubiera pasado, o lo que el otro hubiera hecho en el caso de saber tus ganas de. Esas malditas cadenas de las que Joaquín nos habla, pesan mucho y suponen un lastre muy importante que nos impiden recorrer esa autopista de la libertad que se nos abre ante nuestros ojos y no siempre acertamos a tomar.

Los dos últimos versos de el anterior fragmento nos hablan un poco del destino, ese gran desconocido al que cada uno le otorga una importancia diferente dentro de sus creencias, temores, filias o fobias. Lo que si es verdad, es que en numerosas ocasiones él mismo se encarga de castigar o martirizar a todos aquellos que se quedan con las ganas de.

Y como si de una historia se tratase, en el final de la canción se pone sobre la mesa las consecuencias de quedarse con las ganas de...

"Cada mañana salto de la cama
pisando arenas movedizas,
cuesta vivir cuando lo que se ama
se llena de ceniza."

En esos casos en los que te has empeñado en cegarte, cerrarte en banda, negar tus sentimientos o reprimirlos; por una razón u otra hay cosas que empiezan a ponerse turbias, todo aquello que te habías empeñado en mantener por miedo a perderlo empieza a perderse por si sólo, no sabes muy bien por qué, pero inevitablemente se va esfumando, se va llenando de ceniza...por quedarte con ganas de.

El final es bastante melancólico, Sabina nos coloca en la situación de la resignación y el lamento de saber que ya es demasiado tarde (por las calles va solo el corazón) así como la tortura de pensar lo que pudo haber sido(sin un mal beso que llevarse a la boca)... o lo que es peor, cuando te golpea directamente en la cara otro que también tuvo ganas de y no tuvo miedo de (el viento frío de la humillación).

"Y por las calles va solo el corazón
sin un mal beso que llevarse a la boca
y sopla el viento frío de la humillación
envileciendo cada cuerpo que toca."

Esta canción no es una declaración de amor sin más, es una invitación a no tener miedo a hacerlas. A evitar realizar una evaluación de costes y riesgos antes de acometer una operación, porque aquí dos y dos no tienen porque ser cuatro. A modo de moraleja del cuento, intenten no quedarse con las ganas de.