31 octubre 2018

Mi amigo Satán

Aunque muchos piensen que el primer encuentro de Sabina con el Diablo se produjo un martes que pudiera ser que fuera 13, la realidad es que mucho antes ya tuvo un episodio digno de cantar. La primera versión de esta canción data de 1977, cuando todavía estaba a medio camino entre el exilio y La Mandrágora. Es muy relevante que ya desde muy temprano sus letras contaban con una narrativa y recursos literarios reseñables. Esta canción se engloba dentro de aquellas que serían imposibles de cantar en un concierto, puesto que requieren de una escucha muy pausada y encierran infinidad de mensajes crípticos. 

Las doce marcaba

el reloj de la sala
prendido de sueño la luz apagué
cuando oí una fuerte voz que me llamaba
y aparecióseme Lucifer

-“No tiembles de miedo”
me advirtió que es falso
“lo que te han contado los curas de mi”
-“conozco tus trucos” le dije al diablo
“búscate otro fausto y déjame dormir”

Dentro de las letras de Sabina, siempre han destacado aquellas que eran capaces de contarnos una historia con mucho argumento condensado en unos pocos versos. En esta contamos con dos personajes, el propio Joaquín y un invitado sorpresa que irrumpe en su habitación a medianoche, Lucifer. Sabina no quiere convertirse en otro Fausto, y rehúye hacer pactos con el Diablo, quizá premonitoriamente nos está avanzando que sólo realiza pactos entre caballeros. A pesar de eso, el demonio es bastante persuasivo y consigue despertar su curiosidad al mencionarle que su historia había sido manipulada. ¿Alguien ha dicho Fake News?. 

-“Conozco tus trucos” le dije al diablo

“búscate otro fausto y déjame dormir”

-“el cielo que sueñas” contesto enfadado
“es un club privado de gente formal,
yo vengo a llevarte de viaje conmigo
al país del que nadie ha vuelto jamas”.

Hizo un gesto con su mano
y en el espacio me encontré,
volando con alas de espuma
mirando la tierra a mis pies

Siembra en su mente la semilla de la duda acerca del cielo que le había sido prometido, y a cambio le ofrece enseñarle otro lugar cuya mejor carta de presentación es que nadie haya querido marcharse de allí. Descartando la tierra, ya que es un lugar de paso, y el cielo al que se intenta desmitificar; nos queda exclusivamente el inframundo. No se debe pasar por alto el calificativo de "club privado" de "gente formal" que le otorga al cielo; puesto que hay una posible interpretación más política y menos religiosa de la canción. No hay que olvidar que en la década de los 70, Joaquín era aquel rojo de salón que ahora niega varias décadas después. 

Enjambres de estrellas cruzamos veloces

mientras en mi oído sonaba su voz:
-“Hace muchos siglos” me dijo
“en el cielo hubo una sangrienta revolución,
un grupo de ángeles nos levantamos
contra el poder absoluto de Dios,
como todo vencido conocí el exilio
la calumnia el odio y la humillación,

En su travesía desde la Tierra, propulsado por alas de espuma, hasta ese misterioso lugar, su amigo Satán le cuenta la historia de su vida. La historia siempre la escriben los vencedores, y ésta no iba a ser la excepción. Justifica su levantamiento contra el poder, que no por ser divino deja de ser absoluto, de Dios. Lamenta las consecuencias que tuvo su derrota, haciendo alusión al exilio; algo que es el denominador común de todas las batallas. Y finalmente hace una serie de promesas electorales en diferido, sobre cómo hubiera sido el devenir de la historia con Belcebú como ganador. En ese punto, los versos de "ni tuyo ni mío" habrían existido, pueden llevarnos a pensar que en realidad está hablando con un camarada del ejército rojo. 

Pero te aseguro que de haber ganado

ni muerte ni infierno
ni cinco ni dos,
ni tuyo ni mio
ni odio ni trabajo,
habrían existido,
ni diablo ni Dios”
– “Déjame vivir contigo,
demonio amigo” supliqué
“no me hagas volver a la vida
perdida ya mi antigua fe”

El viaje termina de manera brusca, pero ha sido suficiente y la idea ha calado en la cabeza de Joaquín. Hace una última súplica a su especial amigo para que le permita quedarse en ese mundo tan bien pintado. No le es correspondida, pero le invita a propagar su mensaje entre la humanidad del otro bando.  Para culminar esta historia tan misteriosa, los últimos versos nos vuelven a dejar abrazados a una duda. Nos corresponde a nosotros decidir si la historia es verídica o no, replantearnos dónde están los buenos y dónde los malos y elegir en qué lado de la trinchera queremos estar. Para eso hay que dejar una puerta abierta al diablo, para poder escuchar la cara B de todas las historias.  

Escuchose entonces un bárbaro trueno

y en mi cama sudando debí despertar,
mi amigo el diablo se esfumó gritando
-“Cuenta lo que sabes a la humanidad”
Desde entonces robo, bebo, mato, arrastro
una miserable vida criminal,
pues se que a la muerte me estará esperando
en el dulce infierno mi amigo Satán.
Sí, esto que les cuento es una historia cierta,
ustedes si quieren me creen o no,
pero no le cierre la puerta al diablo
si llama una noche a su habitación

18 octubre 2018

El árbol de la música

Ismael Serrano abrió  el zaguán de su casa para invitar a más de 6000 familiares y amigos. Nos presentó el árbol genealógico de su carrera musical. Un árbol con profundas raíces, comenzando por su padre Rodolfo que le ponía los discos de Víctor Manuel cuando viajaban al norte; siguiendo por Miguel Ríos al que escuchaba desde su habitación en Vallecas, y no olvidándose de sus comienzos al lado de Javier Bergia. Un árbol con ramas tan fuertes como Pedro Guerra o Nach, ramas con tantas savia como las voces de Pasión Vega y Silvia Pérez Cruz. Un árbol que ha sido capaz de dar frutos tan dulces como Ro
zalén, Zahara, Andrés Suárez, Marwan o Fetén Fetén. 

En mitad del concierto nos recordó que quizá el motivo de que tendamos a preferir los primeros discos de los artistas, sea que realmente nos gustaría regresar al momento en que las escuchamos por primera vez. Las canciones vivas tienen efectos diferentes en en función del pasaje de tu propia historia en que la escuches. Consciente de ello, Ismael hizo que nuestra vida pasara ante nuestros oídos, relatando numerosos momentos claves de la vida de esos 6000 familiares y amigos que estábamos en el Palacio. Momentos a los que Ismael les ha ido poniendo la banda sonora. 

En el concierto nos dió una clase magistral de lo que significa la palabra generosidad. Por un lado, recordando a los grandes  que ya estaban como Silvio Rodríguez o Mercedes Sosa. Por el otro, tendiendo la mano a los grandes que vendrán como Rozalén o Marwan. También demostró que no siempre se cumple eso de que cuando se es joven los ideales los marca el corazón y progresivamente la cabeza los va tornando en sentido opuesto. 

Cuando la noche iba tocando a su fin tuvo lugar la celebración de una misa pagana, con su particular liturgia. En la primera lectura volvimos a escuchar la Carta del Apóstol Ismael a los Papás, ese reproche de juventud cuyo mensaje no ha perdido vigencia, hagan la prueba de cambiar los lugares y las fechas.  Poniéndose en el lugar del padre, procedió a la lectura del evangelio partisano, y demostró que para cantar Bella Ciao de forma creíble hace falta autoridad y principios.  Finalmente, consiguió que su parroquia se pusiera en pie, acudiera a La Llamada y pudiera marchar en paz dando gracias a la Música. 

07 octubre 2018

You (Noa y Sabina)


Sabemos de muchas canciones que Sabina ha escrito para otros artistas y viceversa, canciones de otros artistas que Sabina ha versionado. Hay una tercera vía, menos común, pero con resultados igual de satisfactorios. Es la que exploró Noa, una artista israelí que llegó a la vida de Sabina a través de su primo Serrat. Noa escribió la canción "You" con Joaquín Sabina en mente, y éste hizo una traducción libre de parte de la letra, para cantarla a dúo con ella. Las traducciones libres no le son ajenas al ubetense, que ya hizo varias con letras de Bob Dylan. 
"You, you are the darkest of nights
where I will wander
from alley to alley to alley
in search of a bottle of light."

Por lo tanto tenemos una canción cantada al alimón con contrastes muy notorios, por un lado la voz dulce de Noa contrastando con la aguardentosa de Sabina, y por el otro la lengua de Shakespeare dando paso a la de Cervantes. Noa afinó bien con su pincel a la hora de escribir la canción, puesto que cuenta una historia que nos resulta bastante familiar a la parroquia Sabinera. Una historia de amor llena de polos opuestos, con finales que no llegan a ser del todo felices y numerosas metáforas. 
"You, you are a woman who chose
running half naked
from alley to alley to alley
in search of a knife and a rose."

Tiene una estructura similar a "A la sombra de un león", donde la introducción se desdobla para dibujarnos a ambos personajes, el nudo consigue entrecruzar sus caminos y el desenlace queda un poco a beneficio de inventario de nuestra imaginación. La música actúa como dulce mecedora para ayudar a nuestra mente a realizar ese ejercicio con suma facilidad. 
"So, where does our story go?
Is there an apple to bite, shiny and red
and if I do, will I fall
dead at your feet?"

La canción arranca con Noa describiendo a una mujer aventurera, inquieta, inconformista pero que a su vez invita a algún valiente a seguirle en sus aventuras. Se van sucediendo varias imágenes de cuentos, como la búsqueda de una botella luminosa o la posibilidad de que aparezca una manzana, como si de Blancanieves se tratase, que tenga consecuencias en la historia. Finalmente, le tiende la mano a su posible compañero de viajes exhortándole a desmostrar su valentía con más besos que buenas razones. 

"Yo, huérfano y desertor,
tataranieto de Abraham, crepuscular,
bufón del mes,
vecino de Lavapiés.

No, fui tu príncipe azul
y envejecí en un desván,
Peter sin Pan, Robin sin Hood
silbando un canto viudo."

Sabina le da réplica personando al coprotagonista de esta canción,
que no termina de subirse al carrusel del furo que le propone Noa. Parece que ya se hubiera leído todos los cuentos y supiera que no siempre se acaban comiendo perdices. También se coloca en el extremo opuesto del eje espacio temporal, y considera que ya se encuentra en el ocaso como para iniciar una nueva aventura. Incluso hace entender que su tren ya pasó, no se subió a tiempo y ahora toca quedarse en el desván silbando un canto de Calle Melancolía. 

"You, you make me feel like a fool,
lets run together
from alley to alley to alley
like children escaping the rule."

Noa irrumpe de nuevo la cancíon e intenta sacar a Joaquín de ese desván y llevarlo de nuevo al Barrio de la Alegría. La magia del viejo Peter Pan sigue haciendo efecto en la cabeza de la joven intrépida, y le pide volver a correr como niños que escapan de cualquier norma aburrida y preestablecida. Una segunda oportunidad para escribir un capítulo a cuatro manos. 

"Tú, la favorita de un rey
con su maleta que rueda,
que rueda, que rueda
por un aeropuerto sin ley.

Yo, mendigo de estación,
bastardo del rey David,
yerno del Cid, macho sin fe,
don Juan rendido a tus pies."

Joaquín vuelve para situar a ambos personajes en distintos planos, y en ésta ocasión nos viene a la memoria Princesa. Ella es la favorita de un rey, que viaja por aeropuertos sin ley, entre pompa, circunstancia y glamour. Él es un mendigo de estación, probablemente apeado de algún tren por no contar con billete. El hijo bastardo del rey David, el yerno del Cid, sin duda un perfil muy bajo y alejado de toda épica. Como si de una Cenicienta a la inversa se tratase. 
"So, gently you raise your bow,
I see your eyes full of fire
Robin, no hood,
bad turns to good,
good's an unfaithful lover."

Finalmente, Noa vuelve a arrojar luz para echarle el broche a la canción. En esta ocasión la invitación se torna en una arenga u orden explícita, de sacudirse el polvo a los cajones del alma. Ella es capaz de ver el fuego en sus ojos y convertir lo malo en bueno. Aunque el último verso nos deja con incertidumbre al advertirnos de la efímera fidelidad de lo bueno...